Protocolos y un estricto control ante la posibilidad

La pandemia ha incidido gravemente en el turismo local, y hasta el momento, el futuro de la apertura de una temporada de ski 2020 es incierta. Aún así, los centros de ski se encuentran trabajando ante la posibilidad de una apertura, que será la más estricta en la historia de nuestro país.

A lo largo de Chile, las empresas adheridas a la Asociación de Centros de Ski (ACESKI) han dispuesto una serie de cambios, los que jamás habían sido forzados a implementar. Dichos cambios podrían ser efectuados siempre y cuando la crisis sanitaria lo permita y ante el visto bueno de  las autoridades.

Foto Álvaro Zurita

Es indudable que el rubro del turismo ha sido devastado por la pandemia, cerrando la actividad hotelera, suspendiendo contratos de cientos de trabajadores y poniendo en jaque a una industria que intenta levantarse con optimismo ante la difusa posibilidad de abrir sus puertas.

En cuanto a los avances en vías de una posible apertura, el equipo de Valle Nevado se encuentra trabajando desde casa, elaborando estrategias para nuevas normas y formas para hacer del centro de ski un lugar más seguro.

“Estamos trabajando para potenciar canales digitales de e–commerce, como VallePlus.cl; definiendo protocolos de distanciamiento en espacios comunes; ajustando metodologías de atención y entrega de experiencias, y cambiando la manera de como nuestro equipo estará al servicio. Todo el equipo de Valle a puesto lo mejor para seguir adelante con este nuevo desafío” aseguró el centro invernal.

En Nevados de Chillán, la situación es la misma. Sus puertas fueron cerradas el 12 de marzo y la empresa ha debido trabajar en la difícil tarea de detener la propagación del virus. Ante la imposibilidad de operar e intentando proteger las fuentes laborales de sus colaboradores, la empresa se vio en la obligación en acogerse a la Ley de Protección del Empleo y mantener el vínculo laboral.

“Como miembro de la asociación de centro de esquí ACESKI se presentó documento con el protocolo nacional de seguridad COVID 19 de centros de esquí, entregado a las autoridades correspondiente de Turismo y Ministerio de Salud, en caso que la autoridad sanitaria autorice la operación de los centros de esquí, se adoptarán todas las medidas de seguridad establecidas en los protocolos aplicables a nuestro rubro, con la finalidad de proteger la salud de nuestros colaboradores, visitantes y familias detrás de cada uno de ellos” comentó  Gerencia de Nevados de Chillán.

Foto Álvaro Zurita

En la zona centro del país, El Colorado y Parques de Farellones, es aún más específico en cuanto a las metodologías a utilizar. Respecto a los protocolos de seguridad que se implementará, en ambos centros, habrá un equipo especial que tomará la temperatura antes de subir al centro y se limitará la cantidad de personas sentadas en una silla de andarivel. Para contribuir con el cuidado de las personas la protección física también será importante, el uso el uso de bandanas, cascos, antiparras, y guantes será obligatorio y se fiscalizará.

En cuanto a la compra de tickets, y para la tranquilidad de quienes compren o ya hayan comprado, si el centro no llegase a abrir, los tickets y pases podrán ser usados para la próxima temporada.

“Nosotros como El Colorado y Parque Farellones, estamos muy conscientes de la situación actual y nos preocupa enormemente la salud de todos nuestros usuarios y trabajadores. Nos estamos preparando muy bien porque sabemos que estamos en un contexto muy diferente que se merece que se tomen las medidas necesarias”, afirma José Pablo García, Director Comercial de El Colorado y Parques de Farellones.

Foto Álvaro Zurita

Hacer comunidad

Ante la adversidad los distintos centros de ski han debido trabajar a favor de una metodología responsable con el fin de evitar la propagación del virus, pero aún más importante, detenerlo. De esta manera y junto a las comunidades aledañas a estos, la mayoría de los centros invernales consultados se han mantenido desarrollando planes de acción, lo que ha creado una cercanía entre ambas partes.

Los deportes de invierno son una actividad sana y sumamente positiva para el cuerpo y mente. Tanto como una distracción ante la actual dificultad de realizar una vida normal por el llamado al encierro. Solo queda a cada uno ayudar en evitar la propagación del virus, siendo responsables con nuestro entorno, pues finamente lo que vencerá esta pandemia será la solidaridad.

 

Comments

comments