Alemania acaba de inaugurar un centro comercial bastante especial, saliendo de lo común y aportando de manera creativa al uso de espacios enfocados al deporte.

La piscina con olas permite deslizarse sobre ella surfeando ante la mirada de los consumidores, quienes tienen una vista privilegiada por cada piso del inmueble.

Sea de manera casual o artificial, surfear ya no es necesariamente una actividad que se requiera hacer en el mar. Con la aparición de lugares como Wavehouse y FlowRide o el mundialmente conocido y exclusivo rancho de Kelly Slater, hoy es posible disfrutar de deslizarse por sobre el agua de distintas maneras y formas.

Si bien, solo el tiempo dirá si las olas de interior como City Wave serán un flash en esta nueva era del surfing, quizás viene para quedarse , donde en un futuro cercano podremos ver un entorno lleno de nuevas alternativas para practicar deportes acuáticos.

Comments

comments